Odalis Núñez

El Aeropuerto Internacional de Tocumen (AITSA) trabaja en el Plan de Adecuación y Bioseguridad para su reapertura y atención de pasajeros una vez se dé la autorización por parte del Gobierno Nacional, a través de Ministerio de Salud (Minsa) y Autoridad Aeronáutica Civil de Panamá.

Según un comunicado del AITSA, el Plan contempla la disposición de recursos y procedimientos, orientados a lograr dentro de las terminales, espacios sanitariamente seguros, sin dejar de atender aspectos relacionados con las normativas que regulan la operatividad habitual.

Publicidad

Raffoul Arab, gerente general de AITSA dijo que un equipo asesor en materia aeroportuaria y de colaboradores colaboran para poner en funcionamiento el plan de reinicio de operaciones, cuya ruta permita la normalización de todas las actividades aéreas y comerciales de forma progresiva bajo estrictas medidas de bioseguridad exigidas por el Minsa ante el COVID-19.

“El Aeropuerto inició la instalación de equipos tecnológicos para el control de la temperatura corporal como cámaras térmicas en distintos puntos de ingreso de la terminal, adecuación de espacio en zonas de mostradores con acrílicos, colocación de señalética en salas de espera y pisos con el propósito de cumplir con los lineamientos de distanciamientos físicos entre pasajeros, además de un plan agresivo de limpieza y sanitización, dispensadores de gel alcoholados, entre otros”, resaltó Arab. 

Enfatizó que “el reinicio de las operaciones, está diseñada para que cada fase se cumpla en tiempo y forma, con la menor afectación posible”.

Las declaraciones del gerente se dieron durante la repatriación de 150 ciudadanos norteamericanos en vuelo humanitario en el Aeropuerto Internacional de Tocumen.

La principal terminal aérea del país moviliza a más de 16.6 millones de pasajeros por año, 71% en tránsito, a 94 destinos en 39 países de América, Europa y Asia.

Publicidad