Panamá Nacionales -  21 de febrero 2021 - 17:57hs

Monseñor insta a que se garanticen mecanismos de supervisión y atención integral a la niñez en albergues

Nimay González
Por Nimay González

El monseñor José Domingo Ulloa , Arzobispo Metropolitano de Panamá, hizo un llamado este domingo a que las denuncias presentadas por los casos de abusos y maltratos a menores de edad en albergues , den como resultado el establecimiento de los mecanismos que garanticen la protección y atención integral de los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en esas instalaciones.

 Embed      

“Como sociedad debemos luchar para que este tipo de flagelos no se repitan en ninguna parte, hay que sumar voluntades para la protección de la niñez y la adolescencia, que esta sea un preocupación permanente y sostenida, que iniciativas de denuncias ante hechos lamentables como los señalados en las últimas semanas rindan frutos que garanticen mecanismos de supervisión, atención integral a la niñez y a la adolescencia en los albergues, que es una problemática que tiene arrastres de décadas y que como sociedad no hemos atendido oportunamente” , indicó Ulloa.

Añadió que además se debe impulsar una revisión de las instituciones, no solo para atender las denuncias del maltrato y abuso, sino también para elevar la calidad de atención, al tiempo que instó a la unidad de todos para combatir cualquier forma de violencia, y crear las condiciones para que los pequeños puedan recibir como herencia de esta generación un mundo más unido y solidario.

Asimismo señaló que el abordaje de estas denuncias en los medio de comunicación y en las redes sociales debe hacerse pensando en la búsqueda del bienestar de la niñez vulnerable.

“No me cansaré de repetir que desde las más altas organizaciones internacionales a las asociaciones locales, desde los jefes de estado  hasta el ciudadano corriente todos estamos llamados tanto diariamente como en las grandes ocasiones de la vida, a dar nuestra contribución a la paz y a rechazar cualquier violencia, sobre todo la violencia contra todo niño, niña o adolescente y esto urge porque la realidad nos interpela y no podemos estar indiferentes, la mirada de los pequeños debería ser siempre alegre y confiada, sin embargo, con frecuencia está llena de tristeza y de miedo porque ya han visto y padecido demasiado en los pocos años de vida” , expresó.