Decenas de miles de personas se quitaron los pantalones en el metro en más de 60 ciudades de 25 países de todo el mundo.