AFP

Es el año del perro, pero los canes no se han salvado del festival de la ciudad china de Yulin donde acaban guisados a fuego lento pese a las airadas protestas de los defensores de los animales.