La cadena estadounidense Starbucks inauguró una cafetería en Milán, la primera en Italia, un país donde el café es casi una religión y donde cada año se sirven miles de millones de expresos.