© Stocksnapper | Dreamstime.com

Raquel Bellini

Después de algún tempo, la relación cambia, el amor se enfría y las personas se quedan sin saber las causas de por qué la relación no es la misma.

Calma, estos sentimientos son normales y ocurren en todas las relaciones. Lo que importa es entender si es una duda constante o efímera, averiguar si tu relación aún tiene un futuro o si arrastra un ciclo destructivo que solo perjudica a ambos. Por lo tanto, hemos identificado los ocho problemas más frecuentes.

Publicidad

Si se llega a la conclusión de que encaja en al menos cinco de ellos, lo mejor es terminar la relación y buscar otra persona:

1. Ausencia de contacto físico. Besarse, tocarse y sentir el corazón latir fuerte, es esencial para que una relación esté firme. Si no hay seducción, no se sorprenden uno al otro, es mejor prestar atención.

2. Agendas diferentes. Cuando los programas de ambos comienzan a tornarse incompatibles, es porque no hay voluntad de hacer las cosas juntos.

3. No respetar el tiempo del otro. No hay nada que más aburra a una persona, que los retrasos, falta de compromiso y egoísmo. Relación en que las personas involucradas solo piensan en sí mismas no puede seguir.

4. Falta de comunicación. Los dos deben conversar, hablar sobre el trabajo, compartir las alegrías y también los problemas. Nuestro amor, debe ser siempre nuestro mejor amigo.

5. Rencor reprimido. Después de pelear mucho y pedir que él no deje la toalla sobre la cama, la mujer cede y ya no protesta. Pero siente una rabia cada vez que mira las cosas fuera del lugar. Eso es una mala señal.

6. Pérdida de deseo. Cuando uno ó los dos pierden el interés por el sexo y por el contacto físico, la cosa no va nada bien.

7. Pelear es algo común – Todos los días ocurre lo mismo. Comienzan a conversar y una palabra sencilla ya se torna motivo de pelea. ¿Tu relación es así? Es mejor huir. Pues, ¿de qué sirve mantener una relación en la que pasas más tiempo enojado?

8. Ya no sales con tus amigas – Dejar a las amigas a un lado y no tener una vida fuera de la relación es un peligro. Necesitamos salir, conversar con personas y vivir. Una relación no es un final y sino un comienzo.

Publicidad