Raúl López Aranda

Las caricias y las promesas se convirtieron en golpes e irrespeto. Por mucho tiempo callaron, pero decidieron romper su mundo de silencios para contar sus historias de horror.