Raúl López Aranda

Cada día que pasa le gana la batalla a la enfermedad que padece, pero el reloj sigue corriendo y la amenaza se mantiene. Su fortaleza y fe son los motores que la impulsan.