AFP

A muchas marfileñas no les importan las manchas y cicatrices producidas por los productos de despigmentación que siguen utilizando pese a la prohibición del gobierno del país.