EFE

Cyra se incorpora con cuidado de la camilla para no marearse. No quiere abrir los ojos hasta que no esté delante del espejo. Aún le tiembla el cuerpo. Le cuesta creerse que ha conseguido llegar al final del camino. Han sido seis largos años de lucha, de salas de espera, de tubos, de prótesis.