AFP

Sin boca, sin nariz y sin manos, el riesgo de contagio es nulo. El robot-camarero de la Gitana Loca, en Sevilla, es perfecto para servir cervezas durante la pandemia.