AFP

La escena es habitual en todo el mundo: peatones absortos ante las pantallas de sus smartphones, que acaban tropezando o, peor aún, provocando accidentes. Una ciudad japonesa quiere acabar con todo esto y prohibir el uso del teléfono mientras se camina.