En el mundo de los vídeojuegos existen los que son aficionados y les gusta conectarse a las consolas para pasar el tiempo libre, pero otros han convertido esto en toda una profesión con la que se ganan la vida jugando: son los deportistas electrónicos.