La investigación también busca atender problemas sobre datos que solicitan los servicios para formar parejas

AP

Una subcomisión de la Cámara de Representantes inicia una investigación de las populares aplicaciones de citas como Tinder y Bumble por presuntamente permitir que menores de edad y agresores sexuales utilicen sus servicios.

Actualmente, la investigación de la subcomisión de Supervisión y Reforma de la cámara baja se enfoca en Bumble, Grindr, The Meet Group y The Match Group, que es propietario de servicios populares como Tinder, Match.com y OkCupid, debido a sus políticas del consumidor y económicas.

Publicidad

En cartas separadas enviadas el jueves a las compañías, la subcomisión solicitó información sobre las edades de usuarios, sus procedimientos para la verificación de edades, y cualquier denuncia sobre agresiones, violación o el uso de servicio por parte de menores. También solicita las políticas de privacidad de los servicios y lo que ven los usuarios cuando revisan y aceptan los términos.

Aunque la edad mínima en Estados Unidos para usar servicios de internet suele ser de 13 años, los servicios de citas suelen requerir que los usuarios tengan al menos 18 años debido a las preocupaciones sobre agresores sexuales.

“Nuestra preocupación del uso de menores de las aplicaciones de citas se intensifica por los informes de que muchas de las populares apps gratuitas de citas permiten que personas registradas como agresores sexuales las usen, mientras que las versiones pagadas de estas mismas aplicaciones bloquean a usuarios registrados como agresores sexuales”, dijo en un comunicado el representante demócrata Raja Krishnamoorthi, quien dirige a la subcomisión. “La protección de los depredadores sexuales no debe ser un lujo exclusivo de los clientes que pagan”.

Match Group dijo que utiliza “cualquier herramienta posible” para excluir de sus servicios a menores y personas negativas, y sigue invirtiendo en tecnología para mantener a sus usuarios a salvo. En un comunicado enviado por correo, la compañía dijo que el problema era más extenso y que requería que otras partes, incluso las tiendas de aplicaciones que conocen a sus usuarios, “también pongan de su parte”.

Grindr y The Meet Group no respondieron de momento a solicitudes de comentarios. Bumble no tuvo comentarios de momento.

Además de los temas de seguridad, la investigación también busca atender problemas sobre datos que solicitan los servicios para formar parejas. Dicha información podría incluir orientación sexual, identidad de género, puntos de vista políticos, y consumo de drogas, alcohol y tabaco.

Publicidad