EFE

El temporal que azotó la zona norte de Chile en marzo pasado muestra ahora su lado más amable con la floración del desierto de Atacama, el más seco del mundo, un fenómeno único que en la primavera austral deslumbra a miles de turistas con su flora y fauna endémicas.