Un modesto cartel de "Bienvenidos" en español e inglés marca el inicio de seis hectáreas repletas de cactus de más de 50 especies en medio del desierto mexicano. Es el único santuario de cactáceas de México y su tamaño lo hace único en el mundo.