EEUU TV -  9 de marzo 2021 - 14:44hs

Estalla la polémica en la serie "Lovecraft Country" por oscurecer la piel de una de sus extras

La actriz Kelli Amirah sostiene que fue víctima del fenómeno conocido como 'blackface', que consiste en pintar el rostro de una persona blanca para que pueda interpretar a personajes negros, cuando la contrataron como extra en la serie como una versión joven del personaje de Osberta

La industria cinematográfica y, por extensión, también la televisiva, es tristemente famosa por aclarar los rostros de sus estrellas de color para que se 'acerquen' a unos ideales de belleza anacrónicos que celebran la piel blanca y el pelo liso como lo único socialmente aceptable.

Sin embargo, la experiencia de la actriz Kelli Amirah en la serie 'Lovecraft Country' de la HBO cuando la contrataron como extra fue justo la contraria. El pasado mes de febrero ella desveló a través de un vídeo de TikTok que había escuchado a varios maquilladores comentar que era 'más pálida' que el resto de mujeres del elenco a pesar de que sus rasgos eran 'los adecuados', y a partir de aquel día se percató de que la base de maquillaje que utilizaban con ella era cada vez más oscura.

En una serie de tuits que ha publicado esta misma semana, Kelli ha explicado que fue contratada tras responder a un casting que buscaba a una mujer afroamericana de entre 20 y 25 años para dar vida a la versión joven del personaje de Osberta -interpretado por Carol Sutton- en una fotografía de su boda. "Nadie mencionó que fuera demasiado pálida cuando me contrataron ni cuando acudí a las pruebas de vestuario", ha señalado.

En un primer momento pensó que únicamente oscurecerían su piel "un par de tonalidades" y que simplemente parecería que había estado tomando el sol, pero muy pronto se dio cuenta de que no sería así.

"Iban pintándome cada vez más y más oscura. Así que al final estaba sentada en el trailer de maquillaje de la producción de una gran cadena con las estrellas de la serie, y estaban haciéndome 'blackface'", ha lamentado refiriéndose al fenómeno, muy habitual en el Hollywood de los años dorados, que consiste en pintar el rostro de una persona blanca para que pueda interpretar a personajes negros. "Me sentía muy incómoda y, de haber sabido que iban a hacer algo así, no habría aceptado el trabajo", ha prometido.

Desde la HBO han reaccionado a sus declaraciones afirmando que se sienten muy decepcionados de que esa haya sido su experiencia trabajando en una de sus series. "Esto no debería haber sucedido, y estamos dando los pasos necesarios para asegurarnos que no vuelva a suceder en un futuro", han afirmado en comunicado.

En esta nota: