Incluso estando en la final de Yo Me Llamo, para el Roockie no es nada fácil tener cada detalle en el canto controlado.