Kylie Minogue no quería casarse realmente con Joshua Sasse

A lo largo de la gira promocional de su último disco, Kylie Minogue ha ido ofreciendo poco a poco más detalles que arrojan nueva luz sobre su misteriosa ruptura el año pasado con el actor Joshua Sasse, con quien se había comprometido tras tan solo seis meses de noviazgo. Sin ir más lejos, ahora la artista ha reconocido que nunca creyó realmente que fuera a convertirse en la señora Sasse, por mucho que en su día asegurara que pensaba cambiar su apellido por el de su chico en cuanto fueran marido y mujer, ya que una parte de ella sabía que el matrimonio nunca llegaría a celebrarse.

"¿Iba a casarme realmente? Bueno, llevaba un anillo en el dedo, ¿verdad? Pero en realidad nunca empezamos a planear la boda. Fue un momento precioso y me encantó, pero después, según iba pasando el tiempo... ¿Qué sucedió? Resulta complicado. Intentar resumirlo no solo sería inútil, también injusto", ha reconocido la estrella en una nueva entrevista a la revista You. "En realidad nunca pensé que yo fuera de las que se casan. En mi canción 'A Lifetime to Repair' ya digo: 'Pensé que iba a sentar cabeza, que iba a protagonizar el final felices para siempre de una princesa'.

Creo que para muchas personas ese es el objetivo final, pero nunca lo ha sido para mí".En definitiva, Kylie resumen los motivos que le llevaron a responder 'sí' cuando su exprometido le planteó la gran pregunta citando una mezcla de presión social y de autoengaño: "Supongo que me dije: 'Esto es lo que hace la gente, voy a darle una oportunidad'. O no era lo adecuado para mí o no estaba con la persona correcta. Me dejé llevar por el momento", reconoce.

Por esa misma razón, cuando ya no pudo negar más lo evidente, que su entonces pareja y ella no estaban hechos para pasar por el altar, al menos juntos, la cantante sintió una sorprendente sensación de "alivio".

"Tomar la decisión de romper la relación resultó lo más duro. Después, la gente me preguntaba si estaba bien, y en realidad lo estaba. Conseguí superarlo con ayuda de la música, la risa, mis amigos y mi familia. Una vez que se había acabado, resultó un alivio para los dos, porque era demasiado duro", concluye.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes