Forenses encuentran evidencias de fosas con restos humanos en selva de Perú

Un equipo forense ha encontrado evidencias de fosas con restos humanos en una zona remota de la provincia peruana selvática de Satipo, en la región central de Junín, informó hoy a Efe una fuente de la fiscalía de Perú.

" Hay evidencias de uno o más cuerpos, se constata que hay, pero todavía tenemos que hacer el trabajo de exhumación y constatación", explicó el antropólogo Iván Rivasplata, jefe del Equipo Forense Especializado (EFE) de la Fiscalía.

Rivasplata señaló que una arqueóloga y un antropólogo social llegaron el martes a la zona selvática donde miembros de la etnia Ashaninka han denunciado que fueron enterrados sus familiares desaparecidos durante la guerra contra el grupo terrorista Sendero Luminoso (1980-2000).

Esa región de Perú forma parte del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), una amplia zona selvática entre el centro y sur del país donde grupos remanentes de Sendero Luminoso aún actúan en alianza con el narcotráfico.

" Se ha realizado un trabajo de ubicación y evaluación en dos o tres sitios", dijo Rivasplata.

Añadió que los investigadores permanecerán en la zona hasta este fin de semana, tras lo cual presentarán un informe al fiscal Carlos Carhuancho, de la Tercera Fiscalía Penal de Huancayo, la capital de Junín, quien determinará, con base en las evidencias, cuándo se volverá al lugar para realizar las excavaciones.

" De que hay (restos) si hay", enfatizó el jefe del equipo forense antes de indicar que considera que los expertos pueden volver a la zona dentro de unos 15 días.

Rivasplata ingresó hace dos semanas al lugar junto a un equipo de siete expertos, después de que la tercera fiscalía de Huancayo recibiera una denuncia sobre la existencia de dos fosas "y cinco presuntos sitios de entierros".

El equipo forense también encontró en ese momento los restos de un individuo, sin hallar otras evidencias, aunque el equipo de investigadores tomó "gran cantidad de fichas ante-mortem", con datos sobre los desaparecidos ofrecidos por sus familiares, incluidas muestras de ADN para una eventual identificación posterior.

Tanto el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) como organismos civiles han señalado que el grupo terrorista Sendero Luminoso asesinó a unos 6.000 asháninkas durante la guerra que emprendió contra el Estado peruano entre 1980 y el 2000.

Durante esos años, los senderistas mantuvieron en condiciones de esclavitud a unos 5.000 asháninkas y desataron una feroz persecución que obligó a desplazarse forzosamente a entre 30 a 40 comunidades de esa etnia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7