Policía que se tomó la armería del cuartel de Colón se entrega

Luego de casi tres horas de la toma de la armería del cuartel de Colón que hiciera un subteniente de la Policía Nacional, en una situación tensa, este ya se entregó.

La entrega se dio luego de que el hermano mayor y la esposa del subteniente Sergio Cochez acudieran al lugar y conversaran con él.

Cochez aseguraba que no le daban vacaciones, que trabaja más de 12 horas, que las condiciones del cuartel son insalubres.

Al área  se apersonaron el director de la Policía Nacional Alonso Vega Pino y el viceministro de Seguridad Pública, Omar Pinzón, mientras que otros oficiales rodeaban el cuartel.

El subteniente se reunió con el director Vega Pino, el subteniente Cochez, trabajadores sociales, psicólogos y sociólogos.

"Se llegó a una negociación. De verdad que se establecieron todos los protocolos que establecen este tipo de actividades. Hablamos un ratito con la unidad ya que en el tema con los especialistas, con los sociólogos nuestros, con los psicólogos, la Policía Nacional tiene un grupo o una dirección de Bienestar social muy robusta, asíu que ya quedó en manos de los especialistas, esperemos a ver cual es el informe".

Vega Pino también recalcó que la labor de ser policía no es fácil, pues renuncian a la felicidad por cuidar a otros. 

"Ellos arriesgan su vida... cuidan a otros cuando celebran Navidad, Año Nuevo", destacó el director policial quien expresó que agradece a las madres que entregan a sus hijos para que sean parte de este cuerpo y destacó que a los policías también les agradece la entrega y el valor que hace en su labor diario, asegurándoles que los "quieren y los aman mucho".

Cochez mantuvo a todos en suspenso gritando desde una ventana a los demás compañeros, mientras que les asegura que no le dispararía a las otras unidades. El policía rebelde se había ubicado en el único ingreso a la armería y le pedía, a través de sus gritos, a sus compañeros que no fueran cobardes y que se atrevieran a unírsele. 

El policía denunció, además, supuesto abuso por parte de altos oficiales a las tropas.

“No me voy a entregar”, había señalado.

Al lugar llegó personal de la Fiscalía y el comisionado de la Policía Nacional en Colón,  Carlos Bethancourt.

“Tuvimos que salir de los salones que colindan con la Policía Nacional porque los policías se están disparando entre ellos, dicen que en la armería están acantonados unos y están disparándoles a los compañeros. Mire cómo están los niños”, describió previamente una maestra de un centro educativo ubicado cerca de la sede policial, en un video compartido vía WhatsApp.

Los responsables en el manejo de la situación desalojaron el área. Sin embargo, el policía había solicitado a los medios que se acercaran para narrarles el porqué de su rebelión.

Por otro lado, la Policía Nacional a través de un comunicado indicó a la ciudadanía que "en estos momentos un personal especializado, siguiendo el protocolo establecido,  se encuentra en la Zona Policial de la provincia de Colón, controlando una situación que se registra con una unidad policial".

Se aclaró en este comunicado que no había personas heridas, rehenes y pedía no divulgar información falsa.

La Policía Nacional tiene una situación crítica en los últimos días con el manejo emocional de sus unidades, pues a la fecha van tres suicidios en el mes de junio y ahora se les presenta este evento.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida