El sabor brasileño se dejó sentir en la gran final de Miss Panamá, en la que 16 jóvenes aspiraban al mayor título de la belleza panameña.