AP

El cielo del puerto de Sydney se iluminó con cientos de coloridos fuegos artificiales para dar bienvenida al año nuevo, más de un millón de personas se reunió en la playa para ver el espectáculo.