EFE

Las celebraciones de los campeones de la Serie Mundial, los Gigantes de San Francisco, no se enfriaron ni con la lluvia que cayó en la ciudad, y miles de aficionados salieron a la calles a saludar a los poseedores del título del Clásico de Otoño.