El segunda base santeño Adrían Montero quiere romper la marca de más imparables en la pelota juvenil jugando en su casa: el estadio Olmedo Solé de Las Tablas.