LONDRES Ciencia -  12 de febrero 2014 - 18:02hs

Secuenciado por primera vez el genoma de un niño americano de 12.600 años

Un equipo de científicos ha secuenciado por primera vez el genoma de un niño indígena americano de entre 12.600 y 13.000 años de antigüedad, hallado en un cementerio en Montana (EEUU), según un estudio publicado hoy en la revista Nature.

Investigadores de la Universidad de Copenhague, liderados por Eske Willerslev, encontraron el esqueleto del niño junto a más de cien herramientas cubiertas de ocre rojo de la cultura Clovis, una de las civilizaciones más antiguas que se extendieron por el continente americano de norte a sur.

"Se trata del único cementerio humano asociado con la cultura Clovis y el genoma (del niño) es el primero de un americano antiguo que se secuencia en su totalidad", concluye el estudio.

La secuencia genética del niño está relacionada con la de las poblaciones nativas del continente americano, descendientes de los primeros habitantes, y comparte más similitudes con los siberianos que con otros euroasiáticos.

Los primeros pobladores de América cruzaron al continente desde Siberia, ocuparon la región de Beringia -un territorio que abarcaba Siberia, Alaska y la mayor parte del actual mar de Bering- y fueron expandiéndose hacia el este de EEUU.

Hace 17.000 años, aprovechando el deshielo de los glaciares, siguieron la ruta libre de hielos a lo largo de la costa del océano Pacífico hacia el sur y empezaron a poblar la costa de América Central y Suramérica, hasta que 2.400 años después llegaron a Chile.

Los descendientes de esos primeros pobladores fueron los que desarrollaron la cultura Clovis, de la que descienden la mayoría de los nativos americanos y conocida por el uso de herramientas para cazar.

"Los nativos americanos descienden directamente de los primeros pobladores de América, no de los europeos ni de los asiáticos, como se creía; si bien son una mezcla entre antecesores del este de Asia y del norte de Europa que cruzaron a América", explicó a Efe Willerslev.

Las conclusiones que se pueden extraer de un único genoma son "limitadas", advierte el estudio, si bien su contribución es "importante" porque "después de mucho tiempo pone fin al debate sobre quiénes eran los Clovis", señaló Willerslev.