AFP

Un experimento realizado en la Bauhaus-Universität Weimar en Alemania muestra cuán diferente se propaga el aire según cómo tosemos.