Quentin Tarantino

Bang Showbiz

El extravagante Quentin Tarantino ha confesado que el año pasado mantuvo una acalorada discusión con un taxista que acabó a puñetazos, un incidente del que el director elude toda responsabilidad ya que, según su versión, solo trataba de defender el honor de la chica que le acompañaba tras recibir un desagradable insulto por parte del conductor.

"Yo estaba sentado en la parte trasera del taxi y os puedo asegurar que el conductor era un auténtico imbécil. Era tan imbécil que le dije que parara el coche para que me dejara salir y me pidió directamente que le abonara el coste del viaje, que eran 4.50 dólares [3.30 euros]. Le di 5 dólares [3.68 euros], pero como era tan tonto, me negué a darle propina y le pedí el cambio. Cuando me lo dio, me dijo: 'A ver si te llega para comprarle una nueva cara a tu novia'", se sinceró el cineasta durante su entrevista en el programa de televisión 'The Tonight Show with Jay Leno'.

Publicidad

Semejante falta de respeto hizo que la rabia que acumulaba el cineasta terminara por explotar, hasta el punto de que Tarantino se bajó del coche para dirigir sus certeros golpes al rostro del taxista, quien a su vez se defendió mordiendo con saña la zona concreta del pecho en la que se sitúan los pezones."Salí disparado del coche dispuesto a pelearme con el taxista y él hizo lo mismo, pero le pegué un empujón tan fuerte, que le volví a meter dentro y comencé a golpearle en la cara.

A todo esto, estábamos causando un gran escándalo en medio de la calle, justo en frente de una discoteca con mucha gente concentrada en la puerta, así que los porteros de seguridad del local me sujetaron y él aprovechó la coyuntura para pegarme e intentar morderme en el pezón. La verdad es que solo me rozó", explicó.Afortunadamente para ambos contendientes, la trifulca no pasó a mayores y esa discreción permitió a Tarantino mantener el incidente en secreto durante todo un año para evitar cualquier tipo de polémica en la opinión pública.

"No podía contarle a nadie lo que pasó, ni siquiera a mis amigos. Así que lo he mantenido en secreto durante un tiempo prudencial y, por suerte, no ha salido a la luz. Este año ya he tenido dos peleas importantes: una que comencé yo y otra que no. En los dos casos, tuve que pagar 30 000 dólares [22 000 euros] para que no saliera en los periódicos. Ese es el precio que un famoso tiene que pagar por agredir a alguien", sentenció.

Publicidad