EEUU Cine -  26 de febrero 2014 - 08:37hs

Scarlett Johansson no quiere ser un modelo a seguir

Teniendo en cuenta que la actriz Scarlett Johansson se vio envuelta recientemente en una agria polémica por prestar su imagen a una compañía israelí localizada en los asentamientos palestinos de Cisjordania -un contrato que la obligó a desligarse de la organización benéfica Oxfam-, no resulta sorprendente que la estrella de cine quiera evitar a toda costa que cualquiera piense en ella como un "modelo a seguir", un título que "jamás" habría buscado.

"Sinceramente, jamás quise estar en una posición así ni que la gente confiara en mí para proyectar este tipo de mensajes. Nunca me he visto a mí misma como un modelo a seguir ni como un referente para nadie. Solo trato de ser mejor cada día, trabajar duro, y tomar aquellas decisiones que creo correctas", reveló la intérprete a la revista Dazed.

Aunque prefiere no entrar a valorar el intenso debate que se ha formado en la opinión pública sobre sus nuevos compromisos publicitarios, la artista neoyorquina trata de justificar su decisión de mantenerse fiel al acuerdo que firmó recientemente con SodaStream -un fabricante y distribuidor de refrescos- y de abandonar su papel en Oxfam expresando su deseo de que ninguna "marca global" acapare por completo la gestión de su imagen pública.

"Hubo un momento en el que pensé que no podría levantarme todas las mañanas sabiendo que mi vida pública no dependía de mí, sino de una marca global que crea un mito alrededor de ti y que decide qué parte de tu personalidad va a mostrar en público. No podía dormir sabiendo que mi imagen podía ser manipulada por una marca global, necesitaba tranquilidad y tener constancia de que volvía a ser dueña de mi vida", aseguró la joven intérprete sobre sus ocho años de servicio para Oxfam, una de las organizaciones clave en la lucha contra la hambruna mundial y en la defensa por los derechos de los más desfavorecidos.