Los Angeles Cine -  17 de marzo 2015 - 17:12hs

Plummer dejará sus huellas en el Teatro Chino

Aunque es conocido que a Christopher Plummer no le gustó su papel en "La novicia rebelde", el actor está encantado de poder participar este mes en las celebraciones por el 50 aniversario del filme, que incluyen un homenaje especial para el ganador del Oscar de 85 años: estampar sus huellas frente al Teatro Chino de Hollywood.

"Me encanta la idea", dijo Plummer, quien dejará las huellas de sus manos y sus pies el 27 de marzo como parte del Festival de Cine Clásico TCM. "Cuando tuve la felicidad de recibir el Oscar, (pensé) ¡oh!, creo que también me deberían dar esto, en verdad, pero no diré nada. Y entonces ocurrió. No me importa que sea el final de mi vida. Es muy agradable recibirlo cuando tienes ganas".

Esto no quiere decir que el actor haya bajado el ritmo con la edad. Interpreta al representante de un viejo rockero encarnado por Al Pacino en la cinta de próximo estreno "Danny Collins" y comparte créditos con John Travolta en la cinta de suspenso "The Forger".

"No todos son hombres aburridos y moribundos", dijo Plummer sobre sus más recientes papeles. "Aunque ahora tengo 85 años creo que puedo parecer de unos 70, así que quizá me quedan unos cuantos años más. Me encantaría interpretar a un joven elegante que sube y baja de autos Rolls Royce, que tiene un gran guardarropa que me puedo quedar después".

Y sí, aún hay directores con los que le gustaría trabajar en un futuro: Wes Anderson y Steven Spielberg.

Plummer, quien lleva más de 60 años como actor profesional, originalmente quería ser un pianista concertista pero cambió de curso cuando se dio cuenta de que aquella era una ocupación solitaria. La actuación es "mucho más gregaria".

Su carrera es como se la imaginaba y su trabajo le sigue gustando igual que siempre.

"Amo esta profesión", dijo. "Con la actuación vas por todo el mundo, te pagan por eso y te puedes quedar para conocer el país y a la gente porque trabajan contigo, así que es una experiencia de aprendizaje enorme".

"Esa parte de hacer cine es divina y claro que me encanta el teatro", añadió. "He estado en eso toda mi vida y no creo que haya nada que reemplace la sensación de un público en vivo".

FUENTE: AP

En esta nota: