AFP

Los Globos de Oro celebraban este domingo su gran fiesta del cine y la televisión en Los Ángeles, en una gala que recompensó las actuaciones del mexicano Gael García Bernal y el guatemalteco Oscar Isaac.

Matt Damon se convirtió en el Mejor actor de comedia en cine por su papel protagonista en "The Martian", la odisea espacial dirigida por Ridley Scott.

Publicidad

De su lado, Kate Winslet fue recompensada por su papel secundario en el drama "Steve Jobs", basado en la vida del cofundador de Apple.

Sylvester Stallone protagonizó uno de los momentos más emocionantes de la noche al recibir el premio de reparto por su actuación en "Creed", donde vuelve a interpretar al mítico boxeador Rocky Balboa.

"Quiero dar las gracias a mi amigo imaginario Rocky Balboa por ser el mejor amigo que he tenido nunca", aseguró divertido.

"Carol" llegaba con el mayor número de nominaciones -cinco- por la delicada adaptación del director Todd Haynes de la novela de Patricia Highsmith "El precio de la sal".

Sus protagonistas Cate Blanchett y Rooney Mara se disputarán el galardón a Mejor actriz dramática por encarnar la historia de amor entre dos mujeres, que choca con las creencias estadounidenses en el Nueva York de los 50.

El film opta al premio grande de la noche junto a "La habitación", "Mad Max" y "En primera plana". Este último relata las investigaciones del periódico The Boston Globe para destapar los casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes de la Iglesia católica.

El cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu también formará parte de la competición con su western "El Renacido", que explora los instintos más básicos del ser humano y que puede hacerle vivir una temporada excepcional por segundo año consecutivo.

La cinta tiende además la mano para que Leonardo DiCaprio, su protagonista, se consagre finalmente en Hollywood por su desgarradora interpretación de un cazador en la Norteamérica del siglo XIX que busca venganza.

El Globo de Oro podría ser el primero de una larga lista de premios que culmine con el Óscar a Mejor actor.

"La gran apuesta" destaca de su lado en la pugna por el título a Mejor comedia frente a "Joy", "The Martian", "Spy" y "Trainwreck".

Christian Bale y Steve Carell están nominados por sus papeles en esta trama que vuelve al origen de la última crisis financiera.

La húngara "Son of Saul" se coronó como la Mejor película de habla no inglesa, terminando con las esperanzas de la chilena "El Club".

Del lado de la televisión, el mexicano Gael García Bernal vivió una noche soñada al subir dos veces al escenario.

Bernal fue coronado por su papel protagonista en "Mozart In The Jungle", que fue premiada a su vez como la Mejor comedia de televisión.

En esta serie que emite Amazon, el actor encarna a un director de orquesta que toma las riendas de la sinfónica de Nueva York, basado en el venezolano Gustavo Dudamel.

"Quiero dedicarle esto a la música, a toda la gente que encuentra en la música un código común para la comunicación, la justicia y la libertad", declaró embargado por la emoción.

El guatemalteco Oscar Isaac también recogió su Globo de Oro por su papel protagonista en la película de televisión a serie limitada "Show Me A Hero".

En ella da vida a un expolicía que en 1987 se convierte en alcalde de la ciudad de Yonkers y debe afrontar la ira de su comunidad por la construcción de unas viviendas sociales.

El brasileño Wagner Moura perdió frente a Jon Hamm ("Mad Men") el premio a Mejor actor dramático de televisión por encarnar a Pablo Escobar en "Narcos", que todavía podría ganar el gran premio.

"Empire", "Mr. Robot", "Transparent" o "Veep" son otras de las series nominadas en televisión.

El presentador de la ceremonia, el humorista británico Ricky Gervais, dedicó su primer chiste de la noche a Sean Penn, en la mira de todos después de que el sábado se supiera que entrevistó clandestinamente al narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo".

"Quiero hacer este monólogo rápido y esconderme. Ni siquiera Sean Penn me encontrará", dijo.

Gervais ya había adelantado que no renunciaría a su estilo irreverente, del que ya hizo gala cuando condujo las ceremonias de 2010, 2011 y 2012.

Publicidad