Francesca Eastwood

Showbiz

La joven Francesca Eastwood (24) lleva varios años tratando de hacerse un hueco en la escena cinematográfica siguiendo los pasos de su hermano mayor Scott y, sobre todo, los de su prolífico y aclamado padre, el actor y director Clint Eastwood, a quienes no duda en acudir con frecuencia en busca de consejo y orientación profesional.

Sin embargo, y a diferencia de otros muchos hijos de famosos que han podido aprovecharse de los contactos de sus célebres progenitores para, al menos, meter cabeza en la industria hollywoodiense, para la joven intérprete su reconocible apellido ha supuesto principalmente una losa de la que tiene que tratar de desprenderse cada vez que se presenta en una audición.

Publicidad

"Me encantaba la historia y de verdad me motivaba mucho el papel, pero recuerdo que varios de los productores me miraban con desdén y estaban en plan: 'No podemos fichar a la hija de Clint Eastwood para un western, no tiene sentido'", recuerda la artista en conversación con el diario The Times sobre su casting para la película de 2016 'Outlaws and Angels', un filme en el que finalmente apareció.

Para ganarse el favor de los productores y reivindicar, además de su talento, el hecho de que daba el perfil idóneo para el personaje que acabó interpretando, Francesca decidió hacer precisamente referencia a su parentesco con el legendario cineasta y demostrar así que estaba más que familiarizada con los "dramas familiares" que narraba el mencionado filme.

"Al final les tuve que convencer de que no estábamos hablando de un 'western' al uso, sino de un drama familiar. Y parece que la estrategia funcionó, porque lo entendieron a la perfección. Me sentí fenomenal y en ese mismo momento pensé: 'Sí, esto es lo que quiero hacer con mi vida'", apunta en la misma conversación sobre la forma en que afianzó su vocación profesional.

Con el objetivo de proyectar su propia personalidad y estilo interpretativos, Francesca tratará de evitar en la medida de lo posible aquellos proyectos cinematográficos que incurran en los ya manidos convencionalismos del Hollywood más comercial, un objetivo sobre el que espera que su condición de hija de Clint Eastwood -o de hermana del cada vez más cotizado Scott- no suponga un factor de peso.

"El tipo de trabajos que quiero hacer no son fáciles de conseguir, tengas un apellido conocido o no. Puede que ese tipo de conexiones familiares te ayuden a hacerte con una reserva en un restaurante, y en algunos casos quizá te sirva para empezar a trabajar en algo. En muchos otros, como me ha pasado a mí, puede jugar en tu contra", sentencia en la misma entrevista.

Publicidad