Panamá demostró la capacidad al lograr la ejecución de un evento tan importante como la Jornada Mundial de la Juventud, además la grata experiencia que vivieron los visitantes gracias a los anfitriones.