Con la tarjeta Clave, los jubilados y pensionados tienen a la disposición más de 2,000 cajeros automáticos distribuidos a lo largo de la República de Panamá, donde pueden realizar, además de retiros de dinero, pagos directos de servicios como luz, agua, teléfono, recargas de celular, entre otros.