EFE

Julud Dosoqi recurre a todo tipo de productos de maquillaje para retratar la realidad en la que vive inmersa el pueblo palestino, una inusual técnica con la que pintó al bebé Ali Dawabshe, asesinado en la aldea cisjordana de Duma.

"Soy la única pintora en los territorios palestinos que emplea el maquillaje y productos cosméticos para dibujar retratos", asegura esta artista de 23 años de la localidad de Jan Yunes, en la Franja de Gaza, donde se graduó en Bellas Artes por la Universidad Al Aqsa.

Publicidad

En estos últimos tiempos, los artistas palestinos en la franja no dudan en reproducir eventos que conmocionan al mundo para expresar su solidaridad con los que padecen y dar a conocer su arte.

Así, hace pocas semanas una playa de este enclave costero sirvió de escenario de una gigantesca escultura de arena con la forma del niño sirio de tres años Aylan Kurdi, que perdió la vida en la isla turca de Bodrum a principios de mes al huir su familia de la guerra.

Apenas graduada en 2014, Dosoqi asegura al tiempo que remata el retrato del bebé palestino de 18 meses quemado vivo en un ataque atribuido a radicales judíos el pasado 31 de julio, que con su trabajo intenta aportar algo especial al arte palestino.

Los padres del menor fallecieron poco después a causa de las heridas y un hermano del mismo de 4 años, permanece ingresado en un hospital israelí donde se recupera de las quemaduras sufridas en el 60 por ciento de su cuerpo.

"Vivimos en un área de conflicto y aquí suceden cosas muy duras, como el bebé quemado hasta morir, y son este tipo de cosas generalmente las queinspiran mis dibujos", comenta Dosoqi antes de expresar su esperanza de que "algún día pueda dibujar retratos e imágenes bellas y pacíficas".

En la habitación de su vivienda familiar la artista palestina abre una pequeña caja de plástico y saca cosméticos de diferentes colores, pinceles y sombras.

"El maquillaje no solo sirve para ensalzar la belleza femenina, sino también para pintar retratos como este", afirma mientras sujeta una cajita con sombras.

Como lienzos, emplea sencillas sábanas u hojas blancas y también utiliza el carboncillo para los esbozos, aunque el toque especial, reconoce, lo da el maquillaje.

"He decidido cambiar el modelo de arte en Palestina y el patrón con el que se emplea el maquillaje y los productos cosméticos", abunda al tiempo que subraya el contorno de los ojos de su retrato con el mismo lápiz de labios con el que se realza la mirada.

Sobre su técnica, apunta la ventaja de emplear el maquillaje en lugar de los colores tradicionales, pues señala que "algunas veces es difícil encontrar colores tan vivos".

"Quería hacer algo diferente", dice Dosoqi, que comenzó a pintar cuando tenía cuatro años y ha participado en once exposiciones en la Franja de Gaza y cosechado varios galardones.

Acaba de concluir otro retrato de una mujer imaginaria a base de cosméticos como sombras y contorno de ojos, esponjas, colorete, rimel, pintalabios, pinceles para cejas y brochas.

Su sueño es tener algún día su propio estudio de pintura y continuar estudiando para especializarse en el arte como terapia y poder así ayudar sobre todo a los niños que sufren trauma en Gaza como consecuencia de sucesivos conflictos bélicos.

Animada por sus padres y familiares, la joven artista ha apelado al Ministerio de Educación palestino y varias universidades para dar a conocer su arte y cómo el maquillaje puede convertirse en una herramienta útil en la pintura.

En su perfil social recibe cientos de mensajes de apoyo, especialmente del dibujo del bebé muerto en Duma.

El padre de Julud, Mohamed Dosoqi, habla con orgullo de su hija y cuenta que "descubrió que empleando los productos cosméticos en la pintura le daba al retrato cierta belleza especial".

Lamenta que durante los más de ocho años de bloqueo israelí sobre Gaza no haya podido viajar al extranjero y dar a conocer su arte: "Si no hubiera bloqueo, mi hija podría haber conocido y exhibido su obra con importantes artistas de todo el mundo".

Desde 2008 Israel ha lanzado tres ofensivas a gran escala contra las milicias en Gaza, que provocaron enorme destrucción y pérdidas humanas y mantiene bloqueado el territorio desde que el grupo islamista Hamás se hiciera con su control por la fuerza en 2007.

"A pesar de la difícil situación en la franja, mi hija ha logrado destacar con este tipo de arte y estoy seguro de que tendrá éxito y hará valer su talento una vez que el bloqueo termine", confía el progenitor.

Publicidad