EFE

Inmensos dragones con brillantes escamas de colores dorados, rojizos, azulados o blanquecinos serán uno de los mayores atractivos de los que dispondrá Buenos Aires durante los meses de máximo calor en una exposición que promete saciar el apetito por lo fantástico de los más exigentes.