Emil Ferris, la madre de los monstruos de belleza infinita

EFE

La escritora, dibujante y diseñadora estadounidense, Emil Ferris, galardonada autora del cómic "Lo que más me gustan son los monstruos", ha hecho realidad un sueño, visitar a Goya, el pintor del que se quedó prendida de pequeña y del que sigue aprendiendo ahora que se ha convertido en una "bruja" que quiere lanzar un "hechizo" liberador.

Nada más llegar a Madrid, donde comienza la promoción de ese libro publicado el año pasado por Reservoir Books, Ferris (Chicago, 1962), se fue a visitar el Museo del Prado, el lugar donde se volvió a encontrar con el genio aragonés, el artífice de "Los fusilamientos del 3 de mayo".

Publicidad

Un cuadro éste que, según cuenta en una entrevista a Efe, al tenerlo de frente "aprendió cosas nuevas": "En esa pintura ves el pelotón de fusilamiento, que es como un mecanismo de destrucción, como un brazo del Estado".

Ferris, detrás de unos de ojos enormes e imponentes, mantiene que "todos somos monstruos", incluida ella. Y ahora se ve como una "bruja" que está "lanzando un hechizo para liberar a los demás".

"Cuando estoy firmando libros y se acerca alguien joven y me dice que soy mayor yo me digo ¡soy libre!, pero cuando se acerca alguien mayor y me dice que le hubiera gustado ser escritor o director de cine me doy cuenta de que aún tienen tiempo, y les quiero hechizar", advierte.

Porque para la creadora de este cómic al que dedicó cuatro años de su vida todos somos también seres "mágicos" con la "responsabilidad" de hacer que el ser humano se "arriesgue".

En la actualidad la estadounidense sigue dibujando, es decir sigue "codificando sentimientos" al que igual que hizo con "Lo que más me gustan son los monstruos", y por eso espera que el próximo año vea la luz su siguiente obra, donde también estará Karen Reyes, la protagonista del premiado cómic (ganador de tres premios Eisner en 2018).

"Karen seguirá en ese periodo horrible y aterrador que es la infancia y también lo hará en la edad adulta, que es peor", declara entre risas, aunque no da más datos sobre la trama del que será su próximo trabajo.

Una nueva obra que afronta ya recuperada de la grave enfermedad que la paralizó de piernas y una mano, y de la que se recuperó gracias al "poder sanador" del noveno arte. Un sector al que está "agradecida" no solo por ver cómo los premios Eisner la reconocieron con cinco nominaciones el año pasado, sino también al ver cómo este año también han apostado por una obra que se sale de los cánones habituales, "Sabrina", de Nick Drnaso.

"Eso representa la verdad, la gente quiere historias que les haga sentir incómodos y que sean liberadoras. Cuando ves la verdad en la vida de otros te libera. Es importante desafiarnos con lo que leemos", considera.

Pero Ferris va más allá porque, según afirma, la industria del cómic ha pasado una época en la que "predominaban las decisiones de negocios frente a las del compromiso con los lectores".

"No podemos estar en un estado social -añade- si decidimos en base a lo que pueda vender. Sería sabia, y eso es dar consejos y no me gusta, que el sector editorial creara una categoría de misterio para que nos permitiera crear cosas que pudieran publicar porque les gusta y no porque sepan de antemano que van a vender".

Algo que ella sabe de primera mano ya que fueron 48 de 50 editoriales las que le dijeron que no querían publicar "Lo que más me gustan son los monstruos", las mismas que ahora llaman a su puerta.

"Ahora se han puesto en contacto conmigo -declara en referencia a esas casas que le dijeron que no- que no sabían cómo lanzarlo al mercado".

Las que aún no han llamado a su puerta son las productoras cinematográficas, aunque haciendo gala de esa seguridad que reina en cada una de sus palabras, la autora asevera que aunque le "encanta" la idea de que sus personajes se lleven a la gran pantalla solo sería si es de la mano de un cineasta que pueda unirse a su "visión" para que "aporte su brillantez al proyecto".

Con motivo de esta visita a España de la mano de Reservoir Books, Ferris se encontrará con sus lectores y lectoras esta tarde en la Fundación Telefónica, el viernes en Málaga y el sábado en Barcelona.

Publicidad