Alemania Economía -  17 de julio 2015 - 08:24hs

Merkel pide al parlamento que apoye negociaciones con Grecia

La canciller alemana, Angela Merkel, pidió este viernes a los legisladores de su país que voten a favor de un tercer paquete de rescate a Atenas, alegando que sin un acuerdo la asfixiada Grecia quedaría al borde del caos.

La propuesta de pacto, que se alcanzó el lunes, ha superado un gran número de obstáculos y la mayoría de expertos cree que el Bundestag respaldará mayoritariamente el plan.

"El principio (...) de responsabilidad y solidaridad que nos ha guiado desde el comienzo de la crisis de deuda europea marca el resultado del lunes ", dijo Merkel en una sesión parlamentaria extraordinaria.

La alternativa a un acuerdo, agregó, "no sería un tiempo muerto para el euro que fuese ordenado (...) sino un caos predecible".

Merkel firmó el lunes un plan de rescate a tres años para Grecia, que se espera tenga un importe de 85.000 millones de euros (93.000 millones de dólares). A título individual, Alemania ha sido el mayor contribuyente a los rescates previos, y ha adoptado una posición de línea dura contra el país, insistiendo en la necesidad de aplicar estrictos recortes de gastos y aumentos de impuestos a cambio del dinero.

Merkel dijo en una sesión parlamentaria extraordinaria el viernes que los legisladores se enfrentan a "una decisión para una Europa fuerte y una eurozona fuerte".

La coalición de Merkel, con los partidos más grandes de Alemania, controla alrededor de cuatro quintas partes del congreso, por lo que la aprobación del plan estaría asegurada.

Con todo, las ayudas a Grecia no son un asunto popular entre las filas de su partido y 48 de sus 311 legisladores dijeron el jueves que votarían en contra. Sus socios de coalición, los socialdemócratas de centroizquierda, parecen respaldar de forma unánime el acuerdo.

Sin embargo, la canciller reconoció preocupación por las posibilidades de éxito del rescate, haciendo hincapié en que habrá que controlar de forma estricta los esfuerzos de reforma griegos y en que "simples declaraciones de intenciones no serán suficientes".

"Sé que hay muchas dudas y preocupaciones acerca de si esta tercera vía tendrá éxito, sobre si Grecia tendrá fuerza para seguirla en el largo plazo, y nadie puede dejar de lado esas preocupaciones", señaló. "Pero estoy firmemente convencida de una cosa: seríamos sumamente negligentes, incluso irresponsables, si no intentamos al menos esta vía".

En Atenas, se espera que el primer ministro, Alexis Tsipras, remodele su gobierno este viernes o durante el fin de semana tras la rebelión interna en su partido por una votación parlamentaria para aprobar dolorosas medidas de austeridad exigidas por los acreedores europeos para iniciar las negociaciones sobre un tercer programa de rescate.

En la madrugada del jueves, 38 de los diputados del partido de izquierda radical de Tsipras, Syriza, hicieron públicas sus discrepancias y votaron en contra de la propuesta del ejecutivo. Entre ellos había dos ministros del gobierno — de Energía y Bienestar — además del presidente de la cámara y el ex ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis.

La ley, que incluye subidas de impuestos a los consumidores y recortes en las pensiones, formaba parte de las condiciones exigidas por los acreedores europeos a Atenas para iniciar las negociaciones. La ley se aprobó por 229 votos frente a 64, en un parlamento de 300 escaños, con tres partidos proeuropeos de la oposición respaldando la propuesta de Tsipras.