AFP

Durante siglos, artistas y vendedores callejeros de Londres subsistieron gracias a las monedas que les dejaban los peatones. Pero con la desaparición progresiva del dinero en efectivo en la capital británica, no les quedó más remedio que adaptarse.