Pese a ser hijo de un acordeonista, Juan José Henríquez solo lleva dos años dedicándose a la música típica. Él es consciente que no tiene un trabajo fácil en Cuna de Acordeones.