Un día después de la boda entre el príncipe Enrique y la estadounidense Meghan Markle, la ciudad de Windsor se recupera de la agitación provocada por el casamiento real del año.