AFP

En un clima de fiesta, decenas de miles de personas invadieron las calles de Windsor para celebrar la boda entre el príncipe Enrique de Inglaterra y Meghan Markle. En Estados Unidos, patria de la novia, también hubo celebraciones.