En relación al posible uso de fundos públicos en campañas políticas, el ministro Frank De Lima fue reiterativo en mencionar que la institución que dirige solo se encarga de dotar a las instituciones del dinero para los proyectos, pero es trabajo de la Contraloría fiscalizar su buen uso.