Desde su época de estudiante, Marcelino Guerra comenzó a amar el acordeón y, desde entonces ha sido su pasión.