EEUU Famosos - 

Álex González no tiene tiempo para ver a su amigo Miguel Ángel Silvestre

Aunque los actores Álex González y Miguel Ángel Silvestre mantienen una gran amistad desde hace años al pertenecer a la misma generación de talentos emergentes que acabaron dominando la escena televisiva española, ahora que los dos intérpretes se encuentran afincados en Los Ángeles para conquistar también el mercado anglosajón casi no encuentran hueco en sus agendas para verse con cierta regularidad, una situación que -al igual que hizo el castellonense en su momento- Álex atribuye ahora al "aislamiento" que propicia una urbe tan grande como la californiana.

"Miguel Ángel vive allí pero ha estado rodando por todo el mundo. Vivimos muy cerca pero este año ni lo he visto. Creo que nos vimos en enero la última vez. Además allí los barrios están muy lejos unos de otros, es una ciudad muy grande... Te aísla mucho", revela el madrileño al portal de noticias Informalia, antes de explicar que, pese a los momentos de soledad que a veces experimenta, su aventura americana también tiene ciertas ventajas.

"Como todas las ciudades depende de cómo estés tú y cómo lo afrontes. A mí estar allí trabajando me ayuda a estar más centrado, tu vida social también es más fácil porque estás con gente de la profesión, tienes una rutina... Pero es verdad que la vida puede ser muy solitaria y muy difícil", se sincera.

El año pasado Álex y Miguel Ángel compartieron precisamente en California unas divertidas vacaciones junto a un grupo de amigos que, además de ayudarles a reforzar su estrecho vínculo, les sirvió para comprobar de primera mano si el entorno en el que acabarían estableciendo su residencia era lo suficientemente acogedor como para planificar desde allí su salto al 'star system' estadounidense. Y al igual que el valenciano, el que fuera protagonista de 'El Príncipe' no podría estar más satisfecho con los resultados a nivel profesional.

"Sí, estoy muy feliz con la experiencia, trabajar en otro idioma... Me ha gustado más [esta segunda etapa] por muchas razones. La primera vez con 'X-Men' la viví más personal que profesionalmente, porque no estaba preparado para ello, fue un casting que hice por hacer y no sé ni cómo me lo dieron... Poder estar allí con actores que admiro como Kevin Bacon o Jennifer Lawrence fue algo precioso y que se alargó en el tiempo, porque estuvimos allí seis meses. Sin embargo ahora lo vivo más consciente, lo he buscado más y me siento más cómodo con el idioma [en referencia a la nueva serie 'Citizen' que está grabando para Paramount]", confiesa.

En esta nota: