Malena Costa, fotografiada por Mario Suárez en (c) Instagram

Showbiz

Pocas semanas después de que se confirmara públicamente su segundo embarazo, la modelo Malena Costa ha demostrado que, al margen de la ilusión propia de quien se dispone a ampliar su familia, los primeros síntomas de la llegada de la primavera a Valencia, ciudad en la que reside junto a su prometido, el futbolista Mario Suárez, y la primogénita de ambos, Matilda (8), le han aportado una dosis de energía y optimismo adicional que a buen seguro le ayudará a sobrellevar aún mejor su período de gestación.

"Hoy os dejo un post con un look que me encanta porque me acerca un poco más al verano. El fin de semana pasado hizo un tiempo espectacular y fuimos a comer a un restaurante de Valencia, y conseguí que Mario me hiciera estas fotos", escribió entusiasmada en su blog personal de la revista Glamour.

Publicidad

Aunque prefiere no compartir todavía detalles sobre la que será su segunda experiencia en la maternidad, a tenor de las citadas imágenes y de sus ganas de aprovechar al máximo la agradable climatología del Mediterráneo, parece claro que la mallorquina no podría estar más satisfecha con la etapa tan estable que vive a nivel familiar y sentimental.

"Espero que os haya gustado el 'look' y os recomiendo que si visitáis Valencia, os deis un paseo por el puerto, que es muy bonito y hay muchos bares y restaurantes muy monos", les dedicó a todos los lectores de su bitácora virtual.

Teniendo en cuenta que hasta hace poco la pareja residía en Inglaterra como consecuencia del fichaje de Mario por el Watford y que su actual estancia en Valencia se limitará en principio a la vigencia del acuerdo de cesión por el que el defensa milita en el Valencia, resulta comprensible que la pareja haya decidido posponer una vez más su esperada boda y que su prioridad, más allá de estar preparados de cara a la llegada de su segundo bebé, resida ahora en aclarar cuál será el próximo destino de la joven familia.

Publicidad