EEUU Famosos - 

Unos pantalones de campana cambiaron para siempre la vida de Harry Styles

En 2015, cuando Zayn Malik ya había abandonado One Direction y el férreo control sobre la imagen de los cuatro componentes restantes de la banda se había relajado considerablemente, Harry Styles se presentó en la alfombra roja de los American Music Awards enfundado en un traje de estampado floral con pantalones de campana que contrastaba notablemente con los atuendos más sobrios en azul marino, gris y negro que habían elegido sus compañeros. Y el resto es historia.

"Nunca antes me había puesto unas campanas", explica el cantante a la revista Dazed acerca de ese momento que marcó un antes y un después en su reputación de ídolo juvenil y en su relación con la industria de la moda, que le ha convertido en el niño mimado de la casa Gucci bajo la dirección creativa de Alessandro Michele.

"Resultó muy divertido y comencé a ponérmelos más a menudo, y al mismo tiempo fui ganando confianza y sintiéndome cada vez más cómodo".En un abrir y cerrar de ojos, el aspecto de niño bueno que gustaba por igual a los fans adolescentes y a sus padres quedó atrás para dar paso a una nueva etapa más adulta de su carrera definida en gran parte por un guardarropa en el que hay cabida para cualquier prenda, pero no para el concepto de géneros binarios.

Prueba de ello es que en la pasada gala del Met, en la que ejerció de anfitrión, optó por una camisa transparente con chorreras, encaje y un broche de perla como adorno, unos pantalones anchos de talle alto y unos botines negros de tacón que le catapultaron a lo más alto de las listas de los mejores vestidos de la noche.

"Antes solía vestirme de negro de la cabeza a los pies todo el tiempo, pero luego me di cuenta de que vestirse también formaba parte del espectáculo, por decirlo de alguna manera, en especial cuando te subes al escenario. Creo que el vestuario siempre ha sido un parte esencial de la identidad de las personas a las que admiro en la música, como Bowie o Elvis. Ha formado parte de sus carreras. A mí me encanta la ropa y además me sirve de ayuda: cuando me presento ante el público llevando un traje extravagante con un montón de lentejuelas, me siento genial y saca a relucir tu vena más juguetona", ha apuntado el artista, que se siente muy orgulloso de haber sabido rodearse de un equipo que le hacen llegar propuestas arriesgadas y con las que pueden divertirse.