Simon Cowell

Showbiz

El productor y juez televisivo Simon Cowell ha salido directamente a la palestra para desmentir los rumores que apuntaban a la implantación de una banda gástrica como el motivo que explicaría su radical pérdida de peso, la cual quedó patente esta semana en la presentación de la nueva temporada del concurso cazatalentos "America's Got Talent".

Aunque él mismo ha reconocido que su nueva y estilizada figura, a la que le faltan los diez kilos que parece haber perdido en un tiempo récord, ha sorprendido a propios y ajenos, eso no significa que esté dispuesto a permitir que ciertos medios aseguren sin pruebas que ha recurrido a la cirugía pura y dura cuando lo cierto, dice él, es que todo es fruto de un estilo de vida mucho más saludable.

Publicidad

"Conocí a un médico en Los Ángeles que me dijo que mi dieta era desastrosa y que tenía que reducir significativamente la ingesta de comidas grasas y ciertas bebidas. La verdad es que he notado mucho la diferencia, sobre todo al cortar de raíz el consumo de azúcar. Las primeras semanas fueron muy difíciles, pero a día de hoy ni siquiera tengo antojo de productos azucarados", ha declarado a la revista Best.

En el caso de que hubiera recurrido a las expertas manos de un cirujano para eliminar esos kilos de más, en lugar de optar por su ahora nutricionista de referencia, el carismático empresario lo habría dicho alto, claro y sin tapujos de ningún tipo: una teoría que cobra bastante credibilidad si se tiene en cuenta que parte de su reputación de tipo duro se la ha ganado con dosis constantes de brutal franqueza.

"Hay mucha gente que ha dicho: 'Oh, se ha puesto una banda gástrica'. Pero no lo he hecho. Si fuera así, sería el primero en admitirlo. Pero la verdad es que la dieta me ha cambiado la vida y ahora comprendo por qué se dice eso de que 'eres lo que comes'. Por cierto, también he encontrado una cerveza sin gluten que me ha ayudado mucho en el proceso", ha aseverado.

Publicidad