EEUU Famosos -  23 de septiembre 2019 - 10:49hs

Guardaespaldas de Kim Kardashian no atacaron realmente a Kris Jenner

Hace unos días la noticia de que Kris Jenner había sido placada por el equipo de guardaespaldas que vigila día y noche la casa de su famosa hija Kim Kardashian acaparó un sinfín de titulares después de que las redes sociales del reality que ambas protagonizan junto al resto de su familia difundieran un breve adelanto promocional en el que esta última se llevaba el susto de su vida al recibir una llamada alertando de lo ocurrido e informándole de que su madre había sufrido algún tipo de lesión.

Ese desafortunado acontecimiento dejaba en bastante mal lugar las medidas que Kim y su famoso marido Kanye West habían puesto en marcha en torno a su mansión de Hidden Hills después de que ella fuera víctima de un robo a mano armada en 2017 mientras se alojaba en un apartamento de París. Sin embargo, resulta que el matrimonio no tenía motivos para preocuparse por la profesionalidad de su dispositivo de seguridad, ya que todo se trató de una broma pesada de Kris.

Tal y como ha desvelado la emisión del último episodio de su programa, la matriarca del mediático clan estaba harta de los controles por los que tenía que pasar cada vez que quería visitar a su hija o sus nietos, en especial porque los responsables de identificar a cada persona que entra y sale de la propiedad aún no la reconocían, así que decidió darle una lección a la celebridad grabando en vídeo un falso ataque en el que era reducida por la fuerza mientras intentaba supuestamente acceder a la vivienda a través del jardín trasero.

"Nos gustaría tener un poco más de libertad para ir y venir", se quejó Kris a Kim cuando por fin le desveló que en realidad no había sido atacada ni había necesitado ser trasladada al hospital, al mismo tiempo que aseguraba que le parecía algo extremo que Kanye y ella hubieran contratado a antiguos Navy SEAL -miembros del cuerpo de operaciones especiales del ejército estadounidense- para vigilar su hogar.

Por suerte, Kim se tomó lo ocurrido con sentido del humor pese a lo mal que lo había pasado en un primer momento al pensar que su madre estaba herida y le aseguró que había recibido su mensaje "alto y claro".