Heidi Klum y su marido Tom Kaulitz

Showbiz

Por algún milagro, el año pasado Heidi Klum consiguió convencer a su ahora marido Tom Kaulitz con quien contrajo matrimonio este verano para que se pasara horas esperando con paciencia a que terminaran de aplicarle un sinfín de prótesis y convertirse así en el Shrek perfecto para su Fiona en la noche de Halloween.

La modelo tiene claro que si el músico no la abandonó en ese momento, nada conseguirá socavar su relación, pero eso no implica que quiera seguir poniendo a prueba su paciencia con otro atuendo imposible.

Publicidad

De cara al próximo 31 de noviembre, Heidi ha ideado otro disfraz de pareja que resultará mucho más cómodo de llevar para Tom, aunque no para ella.

"Me va a costar mucho caminar y tampoco será fácil ponérmelo", ha adelantado ella en declaraciones a People.

"Para él va a ser más sencillo porque la última vez me sentí fatal. Nunca había hecho nada parecido y él se llevó la peor parte porque llevaba puesta una barriga postiza y toda una cara. Yo estoy acostumbrada, pero él pensaba que se iba a morir del calor. Por suerte le gustó. Está tan loco como yo, pero esta vez se me ha ocurrido algo más sencillo".

Como reina indiscutible de esa festividad entre las celebridades, Heidi no puede ponerse lo primero que encuentre en una de las fechas más importantes del calendario para ella.

El suyo ha de ser un disfraz original y sobre todo elaborado, que comienza a confeccionar con meses de antelación para que esté a la altura de los que ha llevado en ocasiones anteriores.

En agosto ya compartió en su Instagram la primera pista del que lucirá en unas semanas a través de un vídeo en el que aparecía posando de pie en ropa interior y tacones mientras un técnico registra sus medidas utilizando un escáner óptico.

Publicidad